Carlos Ugo

Los diseñadores en general, solemos tener un cliente fatal en nuestra cartera: nosotros mismos. Ya sea porque nos relegamos al último lugar en la lista de tareas prioritarias, o bien porque nunca nos sentimos satisfechos con nuestros propios trabajos…

El caso es que de vez en cuando, tenemos que querernos un poco más. He aquí el resultado de un poco de “autoamor”. Proyecto del 2012… habrá que ir pensando en cambiarlas…

Las quiero

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!